¿Usas rastrillo para afeitar, pero crees que no lo aprovechas al máximo? Pero, peor aún ¿sientes que a pesar de esforzarte no obtienes los resultados esperados? Quizás se deba o a que estas empleando la técnica incorrecta o que simplemente no usas el modelo adecuado. Pero no te preocupes porque hoy te daré toda la información que necesitas para que cambies esa realidad.

Entre otras cosas, conocerás los tipos que existen, así como las características que los hacen diferenciarse entre sí. También sabrás de cómo cuidarlos y de lo peligroso que resultaría su uso inadecuado. Y por si fuera poco, tendrás conocimiento del por qué se desgastan fácilmente y qué proponen los investigadores para que duren más. Así que prepárate a conocer algo interesante. 

¿Qué es un rastrillo para afeitar?

Una herramienta de cuidado personal con un peso ligero, tamaño compacto y diseño ergonómico que te permitirá manejarla con comodidad, pero sobre todo seguridad. Consta de varias hojillas que gracias a la forma en la que están ubicadas cortan de raíz cualquier vello que se encuentre a su paso. De allí que sea útil para la cara e incluso para las piernas.

Aunque hay quienes la utilizan en axilas y en zonas próximas a las partes íntimas gracias a su efectividad como agente depilador. Y es que su utilidad se ha ampliado de tal forma que ha obligado a los diseñadores a incorporar elementos que permitan satisfacer distintas necesidades. Entre ellas destacarían banda de aloe vera que facilitaría el deslizamiento y protegería la piel.

Por cierto, su evolución ha sido tal que ya existen modelos exclusivos para mujeres. De igual manera, cada vez es más común ver alternativas donde los cabezales de las hojillas son reemplazables. De esta forma, podrás adquirirlas como repuestos por lo que no tendrías que adquirirla otra vez completamente lo cual se traduciría en un ahorro sustancial.

Tipos de rastrillos para afeitar

Como te dije anteriormente, cada vez los modelos resultan más diversos con la finalidad de satisfacer varias exigencias. Pero en este caso en particular nos enfocaremos exclusivamente en los de la cara y del género masculino. Así que atención porque esto te va a interesar.

Rastrillos para afeitar safety razor

Aunque no lo creas su diseño se remonta a mediados del siglo XIX específicamente al año 1847, época de grandes cambios. En esos tiempos el inglés William Samuel Henson sorprendió a todos con un diseño revolucionario en forma de “T”. De esta forma, consiguió que las cuchillas quedaran posicionadas a 90° lo cual favorecía el rasurado haciéndolo así más efectivo.

Y eso no es todo porque, además, incorporó dos cubiertas para que las navajas no quedaran expuestas disminuyendo de esta forma los niveles de riesgo. Solamente sobresalía una pequeña parte que sería la filosa la cual estaría encargada de cumplir con la función de cortar. ¿Resultados? Todos quedaron fascinados con lo seguro y rápido que resultaba ahora rasurarse.

Y es que su efectividad ha sido tal que todavía hoy día continúan comercializándose por lo que no es de extrañar que las consigas donde vayas.        

Pros:

  • De larga duración
  • Navajas reemplazables
  • Navajas de elevado rendimiento
  • Se puede maniobrar con facilidad
  • Con mango texturizado anti resbalante

Contras:

  • No es práctica para rasurar toda la barba
  • Efectiva solo en movimientos cortos
  • Requiere de paciencia y tiempo
  • No es funcional para capas con gel

Rastrillos para afeitar doble navaja

Este tipo de rastrillos para afeitar corresponde con los que comúnmente ves en perfumerías, auto mercados e incluso kioscos. Y tal popularidad se debe entre otras razones a una relación precio-valor realmente conveniente. Tampoco podríamos dejar de lado la calidad de unos materiales comúnmente duraderos y resistentes, así como diseños ergonómicos cómodos y confiables.

Siendo un poco más cronológicos este tipo de diseño inició su aparición en los años 70. Década donde marcas pioneras como Gillete presentaron una versión mejorada del safety razor, incorporando el plástico como material principal para conseguir un producto más ligero. No conforme con ello también agregaron la banda lubricante buscando proteger la piel.

Pros:

  • Con banda lubricante
  • Fáciles y prácticas de usar
  • De peso ligero
  • Con forma anatómica

Contras:  

  • De bajo rendimiento
  • Acostumbran a ser desechables
  • Frágiles ante caídas accidentales

Rastrillos para afeitar eléctrico

Fueron el boom a partir del año 2010 donde su uso creció exponencialmente al punto a que llegó a imponerse como una moda. Y no podía ser para menos si se toma en cuenta su carácter tecnológico. Tiene un mecanismo de funcionamiento que lo hace lo más parecido a una cortadora de césped. Bastaría entonces con pasar la cuchilla para retirar la barba inmediatamente y sin esfuerzo.

Si hay algo que ha despertado este tipo de rastrillos para afeitar es la creatividad de los diseñadores. De hecho, cada vez los hacen más multifuncionales que hasta ya existen ediciones que producen calor para facilitar la remoción del vello de manera eficaz. También se encuentran los que tienen formas poco convencionales para de esta forma facilitar de mejor manera su agarre.       

Pros:

  • Repuestos fáciles de reemplazar
  • Con mango anatómico anti resbalante
  • Brindan practicidad y rapidez

Contras:

  • Dejan rastros de vellos
  • Requieren de energía para su funcionamiento
  • Implican gastos en baterías o consumo eléctrico
  • Frágiles ante golpes accidentales o caídas fuertes 
  • Repuestos costosos

¿Qué hacer para mantener tu rastrillo para afeitar en buenas condiciones?

No te preocupes porque no necesitas ser un experto para garantizar su adecuado mantenimiento. Sin embargo, es preciso que tomes en consideración una serie de recomendaciones para que todo salga como esperamos. A continuación, te haremos saber las más básicas pero efectivas. 

Uso habitual del rastrillo para afeitar

Lo primero que nos gustaría advertirte es que de no limpiar las hojas con cuidado seguramente termines quitándole el filo y en consecuencia dañándolas. Sería una lástima que esto le ocurriese a una herramienta diseñada con piezas para trabajar con precisión. Es por ello que en el caso de que trate de un modelo con cuchillas reemplazables, no los cambies hasta que sea realmente necesario.

De este modo, disminuirías su continua manipulación lo cual reduciría a su vez las probabilidades de desgaste de sus mecanismos. Aunque es preciso advertir que resulta inevitable un proceso natural de deterioro originado por su uso continuo. De allí la necesidad de mantenernos al día con su limpieza y su correcto uso para garantizar el correcto funcionamiento de toda su geometría.

¿Qué debemos cuidar al hacerle mantenimiento a nuestro rastrillo para afeitar?

Como hemos señalado con anterioridad y debido a lo delicado de su sistema, cualquier error que cometamos al aplicarle mantenimiento podría ser fatal. A continuación, te daremos algunos tips sobre no deberás hacer para evitar que esto te ocurra:

  • Agitarla con fuerza contra el lavabo para de esta forma remover los restos de vello, es una de las malas prácticas más comunes. Y, ¿cuáles serían las consecuencias? Es muy probable que el mango sufra fracturas y termine quebrándose irremediablemente. Y ni hablar del filo de las cuchillas que inmediatamente se vería afectado ante tal práctica.
  • Otras de las fallas más habituales tienen que ver con el intento de secarlas mediante un paño. No debemos olvidar que las hojillas por ser filosas al entrar en contacto con cualquier superficie actuarían de inmediato. De modo que cuando cortan es como si fuesen una batería que se iría descargando por uso. Solo que en este caso no se recarga.

Si nos fijamos, la mayoría de los rastrillos para afeitar han sido diseñados para responder a nuestras exigencias de manera eficiente. Pero, ¿de qué valdría todo ello si no los usamos correctamente?  Pues tú no serás parte de esa estadística porque estamos seguros que seguirás al pie de la letra su mantenimiento para así verla durar por mucho tiempo.

Limpieza y cuidados adecuados de una afeitadora

Cuando invertimos en cualquier producto, lo menos que deseamos es que este nos dure el mayor tiempo posible. Pero para que ello sea así, es necesario seguir celosamente una serie de procedimientos de cuidado. A continuación, te diremos que debes hacer en el caso de rastrillos para afeitar:

  • Coloca las hojillas debajo del grifo para que la presión del agua sea la que se encargue de remover los restos de vello. Así, es muy seguro que no quede residuo además de que resultaría un proceso rápido en el que se preservaría el buen estado de las hojillas. Claro está, deberás hacer las pasadas necesarias hasta que notes que todo quedó impecable.
  • Una vez realizado este proceso deberás proseguir con una fuerte sacudida para de esta forma retirar el exceso de agua. El resto deberás dejárselo al aire para que el secado sea pleno porque de utilizar una toalla o papel arruinaríamos todo el trabajo. Y es que en ese caso quitaríamos filo a las cuchillas y sumaríamos por el contrario más residuos.
  • Finalmente, deberás colocar tu máquina de afeitar en un lugar seco, libre de polvo, pero sobre todo en su estuche. De este modo, sería poco probable que se vea afectada bien sea por la humedad, el sucio e incluso caídas o golpes accidentales. Afortunadamente la mayoría de los modelos incluyen en este tipo de accesorio tan útil y funcional.

A propósito, si eres de las personas ahorrativas del vital líquido podrías evitar dejar el grifo abierto utilizando un envase con agua. Con esta metodología te sería posible hacer uso de la técnica de agitación para de igual manera remover residuos sin necesidad de golpear las cuchillas.

Ahora, si el modelo de tu máquina corresponde con una de oscilación frontal el trabajo sería más efectivo ya que el agua penetraría de mejor forma.

Y es que siguiendo de forma cabal todas estas recomendaciones de seguro obtendrías resultados satisfactorios que a la larga se traducirían en bienestar y ahorro.              

¿Por qué se desgasta tan fácilmente un rastrillo para afeitar?

¿Sabías que las hojillas de un rastrillo para afeitar están hechas en acero inoxidable, un material 50 veces más duro que el cabello humano? Pues, a pesar de ello y aunque parezca mentira su simple contacto con cualquier tipo de pelo, incluso hasta los más blandos, le generaría de inmediato grietas. Así lo demostraron unos ingenieros metalúrgicos de la siguiente manera.

Rastrillo para afeitar

En un principio se valieron de un microscopio electrónico de barrido (SEM) para así observar el comportamiento de unas cuchillas desechables. Aun cuando en los primeros resultados no se observó un considerable deterioro, llamó poderosamente la atención la formación de grietas en algunas zonas del filo. Esto condujo a investigar sobre las posibles condiciones causantes.

En ese sentido, fabricaron un dispositivo micro mecánico que les permitió realizar pruebas con afeitados controlados. Consistió en una platina móvil, dos abrazaderas para sostener la hoja y un cabello que sería sometido al efecto de varias maquinillas en distintos ángulos. Todo sería observado nuevamente a través de un microscopio para tomar así imágenes en alta definición.           

Para su sorpresa los ingenieros encontraron que las astillas aparecían apenas las cuchillas hacían contacto con el lateral de cualquier cabello sin importar su grosor. Aunque cabe acotar que el efecto era menor cuando el corte se realizaba perpendicularmente. Ante tales resultados los investigadores quisieron despejar más dudas mediante simulaciones bajo tres condiciones.

Usando cuchillas con ángulo, acero con composición heterogénea y cabello en condición débil. De esta forma, confirmaron que si el material posee alguna micro grieta su filo se vería comprometido progresivamente ante su mínimo contacto con el cabello. Esto lo denominaron como “intensificación de tensiones” y consideran que se minimizaría mediante cuchillas homogéneas.

De momento no queda, sino que tomes tus previsiones para reducir así el efecto de un deterioro casi que inevitable del rastrillo para afeitar. Solo así garantizarías que te dure más, evitando gastos innecesarios además de afecciones en un área tan delicada como la piel de tu cara. Porque si no lo sabías usar un rastrillo para afeitar en malas condiciones podría traer serias consecuencias.

Peligros de usar un rastrillo para afeitar en mal estado

La principal consecuencia sería una eventual irritación de la piel ya que de no tener filo las cuchillas provocarían el raspado de la superficie. De esa forma, es muy probable que obtengas un afeitado disparejo, así como rosetones e incluso cortadas que serían un riesgo si las cuchillas presentan señales de óxido. De manera que lo más recomendable es que no dejes de revisar constantemente el estado de tu rastrillo para afeitar para que así puedas usarlo con tranquilidad.      

Leave a Reply